lunes, 10 de diciembre de 2012

LOS CUENCOS TIBETANOS. Los milenarios cuencos tibetanos son un instrumento ideal para alcanzar un equilibrio físico, mental, emocional. Su práctica abre las puertas al misterio que transmiten sus sonidos, e invita a un viaje personal para lograr un estado de serenidad, creatividad, bienestar y afinidad con la salud. Los cuencos tibetanos tienen un inconfundible efecto sobre las personas. Se utilizan cada vez más con fines terapéutico ya que  dirige el sonido correcto hacia nosotros mismos.
Los secretos de estos cuencos son un misterio que los monjes tibetanos guardaron durante mucho tiempo. Sus sonidos nos invitan a una experiencia de armonía, profundo bienestar y serenidad. Cuando todo en nuestro cuerpo esta “afinado” se produce música.
Cuando se producen bloqueos el cuerpo deja de resonar con el universo y con su entorno, porque pierde su sonido original armónico y aparece entonces la desarmonía del cuerpo.
Al aplicar sobre el cuerpo, ya sean los sonidos armónicos de los cuencos, o de la voz, por resonancia, el cuerpo reconoce los sonidos, identificando así, el sonido armónico que le corresponde para restablecer su equilibrio y armonía natural.Los cuencos se utilizaban tradicionalmente para la meditación y la sanación. Se golpean o se frotan con una baqueta. Su sonido característico con resonancias armónicas (sobretonos) se utiliza como herramienta de vibración para reducir el estrés, equilibrar los centros vitales (chakras), y aumentar la energía, propiciar un camino hacia la sanación, y la quietud necesaria para meditar. El resultado es un individuo más productivo, más centrado, más feliz, transportado a un espacio de tranquilidad y equilibrio. Este espacio existe dentro de cada persona: un lugar donde tomamos contacto con la "Sinfonía del Universo.
Origen e Historia de la terapia de sonido con cuencos tibetanos. Originalmente los Cuencos Tibetanos eran vasijas de diferentes tamaños que estaban compuestas por once metales. Se usaban para la Sanación de algunas dolencias del cuerpo, Cada área del cuerpo es un reino, y a cada Reino le corresponden sonidos y vibraciones especificas.
LOS SONIDOS Y LA MEDICINA VIBRACIONAL. El concepto del sonido como medio capaz de transportar el espíritu humano a un estado diferente de conciencia es tan antiguo como la propia humanidad. Los sonidos sin palabras transmiten mensajes que van acompañados por estados que se extienden desde la tensión a la relajación, inquietud por el sentido de bienestar. El sonido es un código universal, tiene un “idioma” que el cuerpo y la mente reconoce y entiende cuando lo escucha.
El sonido es información para el cuerpo y para la mente.
Por eso, cuando el cuerpo escucha los sonidos armónicos, activa en él, por resonancia, su código armónico interno. Produciendo así los cambios necesarios para el cuerpo.
CÓMO ACTÚAN LOS CUENCOS.
INDICACIONES:
  • Alivio del estrés y la ansiedad.
  • Mejora de la concentración.
  • Mejora de la creatividad.
  • Mejora de la visión (física, mental y espiritual).
  • Equilibrio de los hemisferios cerebrales.
  • Restablecimiento del equilibrio del sistema endocrino mediante la vibración de la hipófisis o pituitaria.
  • Alivio de la sinusitis y los dolores de cabeza.
  • Estímulo de la actividad de las ondas alfa o meditación profunda.
  • Aumento de la energía por medio de la estimulación del líquido cefalorraquídeo (posiblemente la forma física de la energía kundalini).
  • Equilibrio y limpieza de los chakras y del aura (y los órganos y glándulas correspondientes).
  • Limpieza del entorno.
  • Fácil acceso a la intuición y a la conciencia superiores.
  • Desbloqueos emocionales y energéticos.
Actúa como fuente de energía para todo el cuerpo. Afloja y libera tensiones musculares. Expande e intensifica el cuerpo aurico, que actúa como defensa energética. Aumenta en general las defensas del organismo y brinda paz interior. Trabaja sobre el equilibrio entre ambos hemisferios cerebrales, resultando ideal para personas muy racionales o con estrés mental.
Su práctica regular ayuda a la reafirmación personal y favorece una mejor relación con el entorno. Los sonidos que emanan de estos maravillosos instrumentos son un gran apoyo para la meditación ya que estimulan la actividad de ondas cerebrales de tipo alfa y beta y despierta la capacidad de dar y recibir.
Los sonidos de los cuencos, permiten que nos re-conectemos de manera amorosa con nosotros mismos.
Al estar armonizados, todo lo que nos rodea se modifica, comenzamos a resonar con nuestro entorno, modificando sutilmente todo lo que nos rodea. Hay que tener el cuenta que el cuenco reproduce el OM, el sonido primigenio, el sonido constante del Universo, de la creación, de la armonía, el que se escucha en nuestro interior. Y es cuenco se encarga de restablecer ese sonido en nosotros.
CÓMO USAR Los Cuencos Tibetanos.    proporcionan masajes sonoros que favorecen tanto la meditación como la sanación.
Pueden utilizarse en contacto con el paciente o en distancia corta, dependiendo del tamaño del cuenco y de las notas que emite. Algunos se utilizarán para realizar los masajes en la cabeza y zona torácica y otros en la zona abdominal.
El periodo de tiempo puede ser variable y se hace sonar con las mismas técnicas que el cuenco de cuarzo
.
MEDITACIÓN CON CUENCOS. Una meditación sencilla con el sonido de los cuencos consiste en hacer sonar el cuenco y dejarnos llevar por ese sonido mágico que transmite. Visualizamos como las ondas del sonido llegan a todas las partes del cuerpo, y prestaremos especial atención de la reacción de nuestro cuerpo con el sonido. Se trata de escuchar nuestro propio sonido, comprobar si está en armonía con el del cuenco. Al principio puede costar, pero con la práctica diaria pronto escucharemos el sonido original y sentiremos como el sonido del cuenco está en equilibrio con el de nuestro cuerpo.
Para comprobar si tenemos bien los chakras haremos sonar el cuenco y lo colocamos a la altura de cada chakra, el sonido emitido nos hará saber si el chakra está descompensado, en exceso o en defecto. Esto podemos hacerlo a nosotros mismos o a terceras personas.
Podemos también para despejarnos de energías negativas o de sobrecargas energéticas, hacer sonar el cuenco y pasarlo por todo nuestro cuerpo de arriba abajo.
Podemos hacer la terapia para el hogar haciendo sonar el cuenco por todas las habitaciones de la casa, y sentir qué nos transmite el sonido, si está sobrecargada o en armonía, la energía que hay en cada habitación.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada